por Néstor Echarte

 

Un contexto astrológico con tránsitos desfavorables , al que se suma una Progresión Solar Secundaria desafortunada y un par de Direcciones Primarias bajo el polo del significador que detonan en este momento sobre factores de riesgo de su carta natal , relatan un panorama sombrío en el estado de salud del Papa Francisco.

Los últimos días fueron algo complicados para el Papa Francisco (Jorge Bergoglio) quien hasta el día de hoy viene suspendiendo todo tipo de actividad pública debido a que un persistente “resfriado” le impide realizar sus tareas habituales. Mientras tanto,  ronda el fantasma del “coronavirus” que, ante el habitual silencio de la Iglesia sobre si se están realizando chequeos al respecto que confirmen, o no, la buena salud del pontífice solo atinó a informar el pasado jueves que el Papa   “sufría una ligera indisposición” sin brindar mayores detalles al respecto.

Dos meses atrás, y como un hecho que en ese momento preocupó a quienes velan por la seguridad física del Papa , todos asistimos sorprendidos a la reacción que Francisco tuvo hacia una mujer de “origen Chino” (según los titulares periodísticos de ese momento) que se abalanzó sobre él para poder tocarlo y lo sujetó con fuerza, provocando la reacción y enojo del Papa en ese momento. Esto ocurría exactamente el 31 de diciembre de 2019 cuando Francisco saludaba a los fieles que se habían acercado a saludarlo, reaccionando con un golpe en la mano de la mujer, por lo que luego tuvo que pedir disculpas afirmando que "Muchas veces perdemos la paciencia. A mí también me pasa. Pido disculpas por el mal ejemplo dado ayer".

Lo cierto es que la salud del Papa no es un hecho menor, y que es de estado público que Francisco está atravesando una etapa con algunas dificultades, donde su crónica afección respiratoria protagoniza las preocupaciones de su entorno. Pese a que Francisco realiza una vida relativamente normal, tiene una incapacidad pulmonar que disminuye su funcionamiento en un 30% debido a la falta de una parte de un pulmón, que tuvo que ser extirpada a edad temprana.

 

La Carta Natal de Bergoglio refleja su “herida en el pulmón”

El habitual relato, que escuchamos hasta el cansancio cuando se hace referencia a Quirón y la “herida” que nos genera, sirve para ejemplificar la configuración natal que explica a la perfección la dolencia respiratoria que afecta la salud del Papa Francisco , con un simbolismo casi “literal” .

Bergoglio tiene a Quirón en el signo de Géminis (pulmones) en la casa 12, totalmente relacionada con la salud y las dolencias crónicas. Este Quirón recibe en su natal la cuadratura de Saturno desde la casa 8 (obviamente una casa de riesgo) señalando la gravedad de la dolencia que lo acompaña durante toda su vida. Se suma a este esquema natal la cuadratura que también Quirón recibe desde el planeta Neptuno (este último también opuesto a Saturno ) contribuyendo a la sensación de una enfermedad de origen desconocido  (o por lo menos no del todo explicada con claridad).

A este esquema natal, vienen ahora a activarlo importantes tránsitos que actúan desde hace tiempo, pero vigentes desde el 31 de diciembre de 2019 (fecha en que el Papa tuvo en conflicto en la plaza pública con la mujer de origen oriental, hasta el día de hoy, a saber:

  • Neptuno en tránsito lo hace sobre Saturno natal en exacta oposición a Neptuno natal, en el ámbito de la casa 8, y en cuadratura a Quirón natal.
  • Saturno , también regente de la casa 8, transita en exacta oposición a Plutón natal (regente de la casa IV, identificada con etapas finales de vida)
  • Urano en tránsito, y regente de la casa 8, se encuentra completando su ciclo de 84 años sobre su propio lugar natal.

Estos tránsitos sobre la mencionada configuración natal, plantean un claro contexto de riesgo, pero son acompañados por la Progresión Secundaria de su Sol, que llegando exactamente a ls 20° 13´ de Piscis, llega a la exacta cuadratura con su Quirón natal, desde el ámbito de su casa 8.

 

Direcciones Primarias  que confirman un panorama preocupante

Este esquema natal, al que hemos sumado tránsitos y progresiones bastante exactas, se completa con dos direcciones primarias bajo el polo del significador de enorme exactitud.

Se sabe que las direcciones primarias deben ser utilizadas con temas rectificados. No es el caso de Bergoglio , aunque su hora natal surge de su partida de nacimiento, y la certeza de estas direcciones serviría además para corroborar la exactitud de su hora natal.

Utilizando el programa cálculo Meridian , en el que su autor, Juan Saba , ha incorporado en su confección la variedad de Direcciones Primarias bajo el Polo del Significado r, encontramos dos direcciones sumamente significativas, que actúan sobre la configuración natal que da origen a este estudio: Quiron, Saturno y Neptuno formando una T cuadrada y observamos las siguientes direcciones, venciendo ambas entre el 29 de diciembre de 2019 y el 1 de marzo de 2020, la primera, el día en que la mujer asiática se abalanza sobre el pontífice provocando su reacción adversa, y la segunda, justamente hoy, 1 de marzo de 2020, fecha en la que se sigue anunciando la suspensión de actividades por parte del Papa Francisco.

Utilizando la opción de Análisis Dinámico del Programa, configurada para el Cálculo de Direcciones Primarias Naibod (bajo el polo del significador) encontramos los siguientes resultados:


La primera de las Direcciones Primarias lleva a Saturno , en movimiento directo a la conjunción con Quirón , desde la casa 8 a la casa 12, cumpliéndose esta dirección justo dos días antes del incidente con la mujer oriental, es decir el 29 de diciembre de 2019 .

La segunda de las Direcciones Primarias lleva al propio Quirón , a la oposición con Saturno Nata l que se encuentra en la casa 8, proyectándose desde la casa 12, exatamente para el día de hoy, 1 de marzo de 2020 , donde se hace hincapié en en esta preocupación.



Más allá de la evolución que siga el “resfrío” del Papa , lo cierto es que tanto su configuración natal , como sus tránsitos , la progresión del Sol y dos direcciones primarias confirman la preocupación existente y el estado de debilidad existente por su salud.