por Néstor Echarte


 

El cielo no deja de sorprendernos a cada momento. Su simbolismo encaja perfectamente en nuestras vidas, y si observamos con atención podemos descubrir que somos parte de una maquinaria perfecta, donde hasta el más mínimo de los detalles tiene su correlato en la historia que las estrellas escriben a cada instante. 

Lo que ocurrió es exactamente como lo estoy contando...

27 de Julio de 2018... en horas de la tarde, el eclipse de Luna ha concluido. Un fenómeno astronómico y astrológico a tener en cuenta si completamos su análisis con lo que popularmente se denomina "luna roja", y más aún con la exacta conjunción de la Luna con Marte al momento de producirse el mismo. Una jornada llena de especulaciones sobre sus efectos mundanos, sobre sus múltiples significados en relación a la ley del aborto, o a la problemática de las fuerzas armadas y la intención del gobierno de modificar su rol en la sociedad, o más aún, la proyección del Eclipse de Luna en un mapa de astrocartografía para analizar posibles consecuencias sociales y/o diferentes catástrofes en los lugares del planeta sobre el que el mismo se proyecta.
Y más allá de que los efectos de los eclipses pueden prolongarse durante varios días y meses, como siempre, me distraje de lo personal. Es decir, de sus efectos sobre mi propia carta natal. Efectos que se desarrollaron inmediatamente, es decir en el transcurso de las horas siguientes, al anochecer, y de los cuales no reparé en ese momento. 

Solo a la mañana siguiente, al momento de despertar, mientras hacía un repaso mental de todo lo sucedido, caigo en la cuenta de que este eclipse se mostró ante mi, en forma inmediata, con toda su carga simbólica simple y clara. Sin matices positivos o negativos. Solo un hecho cotidiano basado en el sincronismo planetario. Tal vez con el solo objeto de permitirme seguir creyendo en el relato sincrónico de los cielos, y subirme día a día a ese viaje de correspondencias cotidianas.

 La cúspide de mi Casa VIII se encuentra en los 4° de Acuario. Y es obvio, que durante el eclipse, la Luna y Marte señalaron exactamente ese lugar...  ¿Que fue entonces lo que ocurrió?

Es obvio que al preguntar que pudo haber ocurrido a otros astrólogos, se abrieron muchas opiniones: se frustró una herencia, se murió un familiar, un ataque de ira por parte de un allegado, me desangré en una operación de estómago... es decir, lo clásico ante un aspecto de esa naturaleza, donde Marte hiere a la Luna sobre la casa VIII de alguien, pero no.

Esto fue lo sucedido:

Pocas horas después del eclipse, pasadas las 21, un patrullero de la policía de la provincia de Río Negro para en la puerta de mi casa y un agente golpea la puerta. Pregunta por mi madre y me dice que viene a traerle el comprobante de supervivencia para que ella pueda percibir su jubilación en el Banco. Lo llevo en presencia de mi madre, constata que ella no está embalsamada, sino que vive conmigo y en pleno uso de sus funciones vitales, por lo que deja el comprobante de supervivencia firmado y sellado. Saluda y se va.

Un párrafo aparte merecería esta necesidad del sistema de corroborar si la gente mayor se encuentra viva, pero esto sería el propósito de otra nota. Desde lo estrictamente astrológico, podría haberse tratado un hecho cotidiano si esa presencia policial fuese frecuente. Pero fue la primera vez que se constató, de esta manera, la supervivencia de mi madre. La misma fue gestionada por mi hermano, que es quien se ocupa de esa tarea, sin que yo tenga conocimiento previo de esa visita, y mucho menos de que se iba a producir a pocas horas de haberse realizado el eclipse. Marte (el policía) sobre la Luna (mi madre) sobre mi casa VIII (en este caso no fue la muerte de nadie, sino la constatación de su supervivencia).

De libro.... ¿o no?

Y ya que llegamos hasta aquí.. ¿por qué no avanzar algo más...?

Contaba también que el agente que llega con la notificación lo hace después de las 21 horas. Lamentablemente, por falta de atención en ese momento, no tomé la hora con exactitud, sobre todo debería haberlo hecho, pues se trataba de un hecho espontáneo. Solo sé que no fue mucho más allá de las 21:15

Lo que hice entonces, fue calcular el tránsito ascensional del momento en que llegaron con la notificación, sobre mi propia carta natal ascensional.

Se observan dos aspectos ascensionales exactos, cuando se hicieron las 21:13:04 del mismo día del eclipse.

  1. Luna en conjunción por DMO sobre cúspide de VIII (partil)

  2. Marte conjunción por DMO sobre Luna natal.

Los dos planetas que intervienen en el eclipse sobre puntos sensibles y exactos de mi propia carta natal ascensional. Una manera de corroborar el esquema completo, del momento del eclipse y su posterior efecto sobre un tema natal mediante el uso de tránsitos ascensionales.