Es muy probable que usted tenga en su casa, en algún cajón o en los bolsillos, una o varias llaves viejas, de diferentes formas, tamaños, marcas y estilos, algunas muy viejas, otras modernas y actuales, pero absolutamente todas comparten un destino común: durante mucho tiempo sirvieron para poner a resguardo de miradas indiscretas nuestros secretos, nuestra intimidad y algunos misterios. Fíjese bien... esa llave vieja, que aún guarda, encierra alguna historia de su vida, triste o hermosa como todas las historias, pero profundamente suya. Téngala por unos instantes en su mano, sienta su peso, su temperatura, su consistencia y comience a recordar. Es muy posible que sea transportado a un mundo totalmente diferente al actual, pero esa llave, mas allá de la puerta que infinidad de veces abrió, ahora le abre un mundo completo de recuerdos.

                  Poco a poco, la humanidad está comprendiendo que el conocimiento astrológico, fundamentalmente aquel que se hereda desde el comienzo de los tiempos, a través de mitos, creencias, y realidades comprobadas, presenta una verdad contundente a la hora en que es necesario aplicarlo a los problemas cotidianos de los seres humanos, a sus necesidades y a la solución de sus anhelos. Es así como la ciencia médica recurre a aquellas técnicas que la astrología utiliza desde hace milenios, para paliar algunas de las necesidades mas acuciantes de la humanidad. Cuando ciencia ortodoxa y astrología se dan la mano para lograr un objetivo común, de ninguna manera podemos decir que se trata de algo novedoso y que debería sorprendernos, ya que este encuentro solo es una reconciliación, postergada por cientos de años, pero vigente desde los inicios de la misma astrología. En la antigüedad, astrología y medicina eran una sola disciplina, volcada al servicio de los hombres para paliar su sufrimiento. La medicina buscaba a través de la posición de los planetas el mejor momento para realizar una determinada intervención. Es así como aún se mantiene la tradición de no realizar una operación sobre el órgano regido por el signo por el que la luna está pasando en ese momento, para no producir hemorragias o complicaciones. Muchos médicos tienen en cuenta este paso lunar, aunque públicamente no lo reconozcan.

     Pronósticos, predicciones, profecías... el mundo se nutre de estos elementos ya que son, muchas veces, los que les ponen sal a la vida, los que nos sorprenden en medio de la racionalidad para alertarnos sobre la presencia vigente y siempre actual de lo sobrenatural... o casi.   Unos y otros muchas veces se confunden, a pesar de que señalan realidades distintas. Los racionalistas se niegan a adjudicarle a este tipo de fenómenos connotaciones mágicas y ensayan miles de argumentos ´científicos´ para justificar la sorpresa que le causa a muchos el acierto, por ejemplo, de un vidente.

Charubel fue el seudónimo de un monje y vidente inglés nacido en el año 1826. Su don profético le permitió atribuir a cada grado zodiacal una frase, representativa de una visión, que luego podría ser aplicada para la interpretación simbólica de un tema natal o para aplicar a eventos o hechos que dependan de la interpretación de algún elemento zodiaca. Para su correcta utilización se debe tener en cuenta lo siguiente: en el caso de que un planeta, por ejemplo la luna, se encuentre en el grado  23°15´ de un signo, en la tabla de Charubel, se deberá consultar el grado 24, es decir.. siempre se deberá redondear hacia arriba, aunque nunca estará demás consultar también el grado anterior. Recopilacion: Néstor Echarte.

        Uno de los temas que más misterios entraña con respecto a su verdadera interpretación es el que se refiere a la llegada de los magos de oriente al poco tiempo de haber nacido Jesús. Por lo general, las tradiciones que llegan hasta nosotros, a veces en desacuerdo con lo que consignan los evangelios, nos hablan de que estos magos eran tres, uno de ellos de raza negra, y representando de este modo a los tres grandes grupos raciales de nuestro planeta.

Artículos de Astrología

John Lennon.. segunda parte... (o aquello que quedó pendiente de la nota anterior)
John Lennon.. segunda parte... (o aquello que quedó pendiente de la nota anterior)

Por Néstor Echarte La consulta de la carta dracónica debería constituirse en una práctica automática, cada vez que analizamos elementos tradicionales de una carta natal en la búsqueda de explicaciones sobre la vida de una persona.
Muchas veces, proporcionan elementos notables que confirman y definen un determinado hecho, [ ... ]

Revolución Solar… y algo más…
Revolución Solar… y algo más…

Por alguna causa, mucho más relacionada con el marketing que con las condiciones y necesidades técnicas de la astrología, las Revoluciones Solares se han impuesto como técnica de pronóstico casi ineludible en el requerimiento constante de los consultantes, y en el beneplácito de los astrólogos que se brindan exultantes a  [ ... ]

Relato autoreferencial sobre los efectos del eclipse de Luna y su conjunción con el planeta Marte
Relato autoreferencial sobre los efectos del eclipse de Luna y su conjunción con el planeta Marte

por Néstor Echarte
 

El cielo no deja de sorprendernos a cada momento. Su simbolismo encaja perfectamente en nuestras vidas, y si observamos con atención podemos descubrir que somos parte de una maquinaria perfecta, donde hasta el más mínimo de los detalles tiene su correlato en la historia que las estrellas escrib [ ... ]

La antigua astrología de observación directa de nuestros cielos
La antigua astrología de observación directa de nuestros cielos

Por Néstor Echarte
Desde la observación directa del cielo hasta la utilización de sofisticados medios de cómputo, la comprensión y estudio de la astrología fue evolucionando hasta la actualidad, haciendo de nuestra disciplina un compendio estructurado de arte, historia, ciencia y conocimiento que acompañó al creci [ ... ]

Luna en Tauro... muy grande... y algo más - por Néstor Echarte
Luna en Tauro... muy grande... y algo más - por Néstor Echarte

La tan publicitada Luna Llena de hoy, en los 22 grados de Tauro, tal vez no tan grande como algunos noticieros televisivos informaron que se podía llegar a ver, pero si lo suficientemente cerca de la Tierra como para agregar un plus interpretativo a las deducciones astrológicas, responde a un hecho astronómico recurrente, q [ ... ]

La "Sinastría" como indicadora de nuestros vínculos sociales
La

Por Néstor Echarte Como seres sociales nos vinculamos en forma permanente con los otros, con el resto de los seres humanos que nos acompañan (o no) en nuestro crecimiento, de formas muy diferentes. En algunos casos buscamos amigos, en otros socios, en otros cierto acompañamiento para algún proyecto en la vida, y otras tan [ ... ]

Sobre el autor

Néstor Echarte es astrólogo formado en el CABA hace 30 años. Realizó distintos cursos de perfeccionamiento, con profesionales de la talla del Dr. Carlos Raitzin (SPICASC). Desde entonces desarrolla su labor dentro del área de la astrología tanto en lo que hace a la consulta personal como a la actividad docente. Fundador, junto a otros astrólogos, del Circulo Amigos de la Astrologia en el año 1985. Fundador de la revista electrónica Cosmovisión. Autor de Tablas de Casas Topocéntricas para el Hemisferio sur, e investigador con trabajos publicados en diferentes medios sobre Astrología y Sismología, Astrología Ascensional, Rectificación de la Hora de Nacimiento, Direcciones Primarias, Tema de Época, Astrologia Dracónica, Elixires Planetarios, entre otras colaboraciones con distintos medios. Conduce en San Carlos de Bariloche desde el año 1988 el programa de radio Cosmovisión, donde fundamentalmente divulga temas y conocimientos vinculados a la astrologia. Desarrolla una intensa actividad docente en San Carlos de Bariloche, formando en los últimos 20 años a numerosos astrólogos que trabajan en forma profesional en astrología. También desarrolla su actividad como consultor particular en Bariloche. Desde el año 1981 que expone en diferentes congresos especializados en la temática astroalaógica y brinda charlas de astrología en forma constante en San Carlos de Bariloche, ciudad en la que reside desde 1988. Entre las publicaciones que realizó, además del libro de Tablas de Casas, se encuentran las revista Eclíptica, La Nación de Urania, El Mago, revista electrónica Cosmovisión, artículos periodísticos en diarios y revistas.

 

(CONTACTAR)